comenzar a vivir

Sin complicidad, respeto y dedicación mutua, el amor no es completo ni auténtico

17/11/2016
por Comenzar a Vivir
Comentarios desactivados en La ecuanimidad según una estudiante de budismo

La ecuanimidad según una estudiante de budismo

La ecuanimidad es necesaria para tener una mente apacible todo el tiempo; de otra manera, mi mente se ve arrastrada por apegos, aversiones, indiferencia, etc.

Por qué tendría que abandonar estos pensamientos desequilibrados? En primer lugar, porque son exagerados y no se adecuan a la realidad, y además, porque nos hacen daño.

Tanto el apego (poner el foco de atención en las supuestas “maravillas” de alguien o algo) como la aversión (centrarse en lo que te disgusta) no son más que una proyección equívoca de la mente que está basada en la exageración.

¿Crees que el amor, el odio, la felicidad, la paz, la tristeza o el rechazo son sentimientos?
De acuerdo. Pero busca: detrás de cada uno de ellos encontrarás un pensamiento. Un punto de vista. Una designación personal.

Si hay que designar -dice Lochani-, designemos de una manera beneficiosa, que no desequilibre tu estado mental.
Cómo? Con ecuanimidad. La ecuanimidad consiste en un sentimiento de afecto, amistad y cercanía hacia todos los seres.

Los sentimientos desequilibrados de apego, aversión e indiferencia nacen de pensamientos exagerados que no se adecuan a la realidad.

Todo eso está muy bien y supongamos que decido actuar de una forma equitativa y ecuánime, con amabilidad y respeto hacia todos los seres. Pero, ¿cómo ignorar esa conexión que siento hacia unas personas y no hacia otras, incluso en un mero encuentro fugaz?

Lochani dice: esa conexión (esa atracción) o esa aversión nacen de impresiones kármicas, por experiencias anteriores (puede que incluso de otras vidas), pero tanto tu experiencia actual como las del pasado están basadas igualmente en pensamientos exagerados y equivocados.

Libérate de las cadenas del karma.

Y esto me hace pensar…
Es curioso cómo tendemos a vestir con un halo de romanticismo las conexiones profundas que, sin saber por qué, sentimos con ciertas personas. Lazos profundos que nacen de zonas insondables, tal vez de otras vidas, ese misterio.

Pero, sea como sea, de otras vidas o no, esos odios y apegos surgen, igualmente, de pensamientos exagerados y equivocados. Identifícalos, contémplalos, investiga en ellos, si quieres. Pero, en última instancia, no les des más credibilidad que a los engaños presentes.

Y libérate de las cadenas del karma.

Fecha de publicación viernes, 18 de diciembre de 2009.

Entrada: La ecuanimidad blog Reflexiones de una estudiante budista. url Blog

 

14/05/2016
por Comenzar a Vivir
Comentarios desactivados en El ladrón interior por Lama Yeshe

El ladrón interior por Lama Yeshe

lama yeshe

“Debes reconocer que tu auténtico enemigo, el ladrón que te roba la felicidad, es el ladrón interior, el que tienes dentro de tu mente, al que has cuidado desde tiempo sin principio. Por tanto, toma la fuerte determinación de sacarle de ahí y no volver a dejarle entrar jamás”.

Lama Yeshe.

10/03/2016
por Comenzar a Vivir
Comentarios desactivados en El perdón: Acción Liberadora

El perdón: Acción Liberadora

Cuantas veces nos quedamos con las palabras que queremos decir. Muchas y tantas veces que no comunicamos lo que sentimos. Atrás de una discusión o un mal entendido, nuestro ser se mantiene tenso, con mucha confusión y dudas.

Tratamos de comprender y de aceptar todo al mismo tiempo. La ira fluye y la razón endurece nuestro corazón. El proceso es muy complejo, más cuando cometemos errores y herimos a otros con nuestra comunicación y nuestras acciones.

Cada uno de nosotros más o menos conoce lo que está bien y lo que no. Para algunos lo malo no es tan malo y viceversa, pero cada uno en nuestro interior conoce realmente que es cada emoción. Herir a otros, enojarnos y discutir, estar a la defensiva, juntamos todo eso y lo guardamos dentro nuestro, hasta la próxima.

Como tratar el perdón, como ubicarnos en determinado momento en determinada situación. Pedir disculpas, algo sencillo y al alcance de todos. Una solución lejos para muchos. Esa acción puede hacer que las familias sean más contemplativas, o los amigos vuelvan a ser los mismos que antes.

El perdón esta visto como alguien que es débil, y de verdad es todo lo contrario. Si pudiéramos volver atrás muchos de nosotros, nos preocuparíamos de no repetir esas palabras o esos actos que realizamos. Después de todo, también tenemos algún derecho a cometer errores. Es ahí donde aprendemos de nuestras propias equivocaciones. Una y otra vez.

Cada vez que guardamos un perdón, en realidad ahí nos hacemos más débiles. Creer que siempre tenemos la razón, y que nuestra verdad es la absoluta, es de debilidad. Estar con nuestra defensa alta, no es siempre lo más recomendable. Mantenernos siempre en ese estado nos lleva a quebrarnos en algún momento.

Trabajar con nuestras palabras y nuestros actos para tratar de no herir a otros es una base para ser un poco mejor. No solo para nosotros mismos sino para los amigos, para la familia. Reflexionar acerca de cómo reacciones ante una crítica, comprender que lo que recibimos es algo para comprender y crecer. Que no todo lo que nos dicen es para juzgarnos, y todo sea tomado como personal.

Los procesos de cada ser humano son diferentes, y de esos procesos podemos reflexionar acerca de nuestro comportamiento ante otros. Poder aprovechar esos procesos es un muy buen comienzo para mejorar, para generar otros vínculos afectivos, para corregir ciertas actitudes que carecen de madurez.

Todos proyectamos lo que somos de alguna manera, y a veces sin querer cometemos errores que deberíamos de comprender de que la mejor manera de solucionarlo es pedir disculpas. Ya que todos somos humanos.

Que tengas un buen viaje, la vida continua.